Medios de pago online: opciones para todos los gustos

cibermonday

 

 

Por: Ronald Wieselberg

 

Hoy día, el método prevalente para pago de compras online es la tarjeta de crédito. Sobre todo en los EEUU, donde la penetración de tarjetas de crédito es de 62% entre los adultos, éste es el método de pago favorito para compras en línea.

Pero en otras regiones (como en Europa o Latinoamérica), donde la penetración de tarjetas de crédito es pequeña, el comercio electrónico tiene forzosamente que ofrecer otros medios de pagos que no sean tarjetas, o de lo contrario perderá clientes.

Especialmente en Latinoamérica, donde el crecimiento de la economía en los últimos 5 años ha permitido que una gran parcela de la población que antes no tuviera cómo comprar en línea, ahora puede consumir productos ofrecidos por el e-commerce.

Entretanto, estos consumidores no suelen tener tarjeta de crédito, ya que los bancos han sido lentos en ofrecerles productos de crédito. Eso crea un sentimiento de frustración y rechazo ante el comercio, ya que el consumidor tiene la intención de compra y dinero para comprar, pero no se le es ofrecido el medio de pago adecuado.

¡Es más! Muchos consumidores que tienen tarjeta de crédito  no se sienten cómodos de ingresar sus datos financieros online, ya oyen hablar del último hacking que se hizo en Australia, por ejemplo, donde los hackers capturaron 500 mil números de tarjetas de crédito.

Otros están acostumbrados con el nivel de riesgo que esta involucrado al usar tarjeta de crédito en línea, pero no tienen límite de crédito suficiente o sus tarjetas son locales, lo que les imposibilita comprar en comercios electrónicos fuera de su país.

La solución es ofrecer medios de pagos que sean consistentes con la realidad local de cada país/región.  Por ejemplo, en África y en algunos países de Asia, donde una gran parte de la población ni siquiera tiene cuenta en bancos, alternativas como pagamento en efectivo o a través de billeteras móviles (como M-Pesa en Kenia u Oxicash en India) es una opción para atraer consumidores que no tienen cuentas bancarias.

Ya en Latinoamérica, aunque la penetración de tarjetas de crédito sea pequeña, la mayoría de la población tiene cuenta en banco (o por lo menos una tarjeta de debito), lo que hace que billeteras electrónicas como PayPal o DineroMail, o medio de pagos que hacen débito directo en cuentas como SafetyPay y ACH, sean muy populares.

Pero la industria bancaria es, en general, muy concentrada y los bancos tienden a ver las billeteras electrónicas como competencia ya que el dinero sale del banco y se queda “cargado” en la billetera del consumidor.

Los medios de pagos alternativos – sobretodo los que no “compiten” con los bancos – no vienen a robar mercado de las tarjetas de crédito. Hoy, quien ya utiliza tarjeta de crédito para comprar en línea, seguirá utilizando este medio de pago, ya que está acostumbrado a ese nivel de riesgo, le gusta ganar puntos o millas, etc.

Los medios de pagos alternativos sirven para expandir el mercado para el comercio electrónico, posibilitando a consumidores que hasta ahora no tenían cómo pagar sus compras en línea de una manera simple, rápida y segura de efectuar sus pagos.

Los medios de pagos alternativos también pueden ser vistos como una herramienta de inclusión social. Hoy, todos tienen acceso a Internet, aunque no posean un computador. Sea en la oficina, sea en la casa de amigos o en internet cafés, la gran mayoría de la población está acostumbrada a navegar por Internet y está expuesta a ofertas de productos en línea.

Pero muchas veces, por falta de un medio de pago adecuado, la compra no se realiza, lo que priva el segmento menos favorecido de la población de poder consumir productos que en general tienen un costo mas bajo en línea.

El comercio electrónico debe ofrecer todo un abanico de medios de pagos en su página de check-out: desde tarjetas de crédito y debito hasta debito directo en cuenta, y hasta mismo pago en efectivo en los países donde la población no bancarizada es mayoría. Así se puede asegurar que nadie dejará de comprar por no tener una manera conveniente de completar el pago, y el comercio estará alcanzando al máximo de posibles consumidores.

Fuente: www.america-retail.com

Deja un comentario